Nueva en el colegio

Tengo curiosidad. No sé quien es, pero quiero conocerla. ¿Por qué ha venido hoy? ¿Va a venir de excursión?

Recuerdo que la vi un día en el patio. Apareció así de golpe, como hoy. Jayla y yo nos acercamos a ella y le preguntamos por su nombre. Se agachó y sonriéndonos nos dijo su nombre y nos preguntó por los nuestros. Quería quedarme a preguntarle algo más, pero Jayla ya se iba para seguir con las entrevistas a las maestras y claro, yo no podía dejarla sola.

Hamza dice que tampoco sabe quién es pero que también la ha visto en el colegio a veces. ¿Es una mamá? ¿Una vecina? Pero entonces, ¿por qué nos está ayudando hoy? Si las mamás y las vecinas pueden venir de excursión, ¿por qué solo viene ella? Hm, no creo que sea ni una cosa ni la otra.

Uy, entonces será una maestra. Pues sí, será eso. Mira, ahora está ayudando a poner los cinturones. Se está acercando. Me mira. ¿Qué pasa? Ah, claro, para ayudar a Hamza que no sabe cómo ponérselo. Yo he intentado ayudarle pero no llega su cinturón. Es demasiado corto y si no llega a la pieza roja pues no puedo ayudarle a poner el otro lado del cinturón allí dentro, como he hecho con el mío.

– Espera, yo lo estiro mucho mucho y pruebas de ponértelo, ¿vale? Venga, prueba ahora de encajar la pieza aquí dentro.

¡Qué voz mas dulce! Me recuerda a Marta cuando me viene a ayudar en clase. Sí, está claro que es maestra. Uy, pero Hamza sigue sin llegar… a ver si puedo yo. Ah, pues mira el cinturón ahora sí que llega. Pero no quiere encajar… ¡ahora! Ya.

¡Me está mirando!

– ¡Gracias por ayudarnos! Y tú cariño, ¿necesitas ayuda?

¡Qué vergüenza! No me salen las palabras. No, no, no. Qué nervios. No, estoy bien. ¡No me salen las palabras! No puedo ni mirarle a los ojos. Voy a negar con la cabeza. Por favor no me hagas hablar, por favor no me preguntes nada más…

– ¡Vale!

Uf, menos mal, ya se va. Qué vergüenza he pasado. Aun así… ¡qué emoción! Me ha llamado cariño. Me encantan las maestras nuevas. Aprendo mucho de cada una de ellas. ¿Qué podré aprender de ella? No sé, me gustaría preguntarle muchas cosas, ¡pero no me atrevo! Siempre me pasa lo mismo.

¿Por qué me mira tanto? Se ha girado ya un par de veces. Jo, quiero jugar con ella, pero está sentada muy lejos. Bueno, cuando bajemos del bus le preguntaré todo. Cómo se llama, quién es, y si quiere jugar conmigo. Cuando lleguemos no, mejor, cuando estemos desayunando. Jugaré con ella.

¡Otra vez! Se ha girado otra vez.

¿Se volverá a girar? Quiero que se gire.

 

¡Ya hemos llegado! Por fin. Al final se me ha hecho largo el trayecto. Hamza estaba tranquilo y casi no hemos hablado. Ah, mira, ya viene. ¡Otra vez! Me mira otra vez. Creo que viene a ayudarnos. Espera. Ya. Lo conseguí, me quité el cinturón. ¡Y sola! Ah, está mirando a Hamza. Es verdad. Espera Hamza- ya, listo también. ¿Me habrá visto ayudarle? Se lo he sacado a la primera. Ah, ¿pero donde está? Dó- ya la veo, ya está fuera del bus. ¿Por qué no me espera? Tengo que ir a donde está, ¡tengo que preguntarle muchas cosas!

Qué escalones más altos tiene este bus. Una, dos… y tres. ¿A ver? Aquí está. Y ahora qué, ¿cómo lo hago? Ya sé, la mano. Se la cogeré. Ay, ¡qué cálida! Qué gusto. ¿Vamos juntas durante la excursión? Ya la tengo cogida, esta mano es mía, así que me la llevo conmigo. ¿Dónde está Marta? Ah, aquí viene. Creo que viene a buscarme. Lo siento Marta, pero hoy mi misión es conocer a la maestra nueva. Además he conseguido cogerla de la mano antes que el resto. He sido la primera así que iré con ella. No pienso soltarla. En un rato cuando me pregunte cómo me llamo, yo le preguntaré muchas y muchas cosas.

– ¿Estás bien, Wen Wen? Veo que ya has conocido a Carol.

¡Eso es! Carol. Se llama Carol. Estoy muy feliz. ¡Qué ilusión todo! Qué mano más cálida. Te preguntaré muchas cosas Carol, pero antes necesito preguntarle algo a Marta. Estoy muy nerviosa pero necesito saberlo.

– Marta…
– Dime, cariño.
– ¿Carol va a ser nuestra nueva maestra?

 

Dime que sí, por favor. ¡Dime que sí!

Nunca antes he tenido a una maestra que fuera china, como yo.

One Reply to “Nueva en el colegio”

  1. 🙂 hermoso, fuiste la mano más dulce. Y la maestra se llama Carol, que gusto jjjj debe ser cariñosa 🙂 Un abrazo Mandarina

Deja un comentario